22 dic. 2009


Y cuando te hayas consolado (uno siempre termina por consolarse) te alegrarás de haberme conocido.