25 may. 2010

Hablar y Callar

HABLAR:
Oportunamente, es acierto.
Frente al enemigo, es diplomacia.
Ante una injusticia, es valentía.
Para rectificar, es deber.
Para defender, es justicia.
Ante un dolor, es consuelo.
Para ayudar a otros, es caridad.
Con sinceridad, es honradez.
De sí mismo, es vanidad.
Aclarando chismes, es estupidez.
Disipando falsedades, es rectitud.
De defectos, es maldad.
Debiendo callar, es necedad.
Por hablar, es tontería.
CALLAR:
Cuando acusan, es heroísmo.
Cuando insultan, es nobleza.
Las propias penas, es sacrificio.
De sí mismo, es humildad.
Miserias humanas, es caridad.
A tiempo, es prudencia.
En el dolor, es penitencia.
Palabras inútiles, es virtud.
Cuando hieren, es santidad.
Defectos ajenos, es benevolencia.
Debiendo hablar, es cobardía.
Ante la injusticia, es complicidad.

Que tus palabras sean más valiosas que el silencio que rompen.

estrellas