3 oct. 2010

No necesito una huelga, lo que yo quiero es una maldita revolución.