27 dic. 2012

En su pecho solía haber un corazón

En su pecho solía haber un corazón;
yo lo he tomado prestado
y lo guardo en un frasco que tengo
sobre la mesa donde escribo.
Ya ha dejado de buscar, ahora encuentra.
Desliza sus dedos húmedos
por su vientre desde la entrepierna
con los ojos cerrados y la bata semi abierta
susurrando canciones.
Luego, con su dedo índice hace círculos
sobre uno de sus pechos
y empieza a llorar lentamente
hasta quedar cansada, recostada en el sofá
con sus labios juntos formando una curva de tristeza
como el horizonte se mira en el mar
dejando las uniones de su cuerpo descubiertas
cuando llega el anochecer.
Son los ratos en los que,
abiertos los ojos y apagada la luz,
la oscuridad es un silencio murmurante.
He comprado la muerte para mi chica.
Voy a quererla hasta que le duela.

AUTOR: Martín Avis Azur.

1 (7)